La institucionalización de la educación en derechos humanos en América Latina – Argentina

Tomando en consideración las conclusiones de investigaciones recientes sobre la incorporación de la Educación en Derechos Humanos en los sistemas escolares de América Latina, el artículo resume los avances alcanzados durante el período 2000/2012, así como también las carencias y limitaciones que subsisten. Sobre esa base y a fin de enfrentar los múltiples desafíos por delante, la autora recomienda alcanzar acuerdos programáticos entre expertos, practicantes e instituciones que trabajan en educación en derechos humanos en la región y hace una serie de propuestas estratégicas que considera prioritarias por su urgencia, integralidad e impacto multiplicador. Las propuestas en materia de educación en derechos humanos se centran en las áreas de investigación, pedagogía, currículo, gestión y práctica escolar, y políticas públicas. En relación a cada área se hace una breve estimación de su estado actual, se recomiendan prioridades de acción, y se plantean preguntas a las cuales es importante dar respuesta.

Derecho a la educación y educación en Derechos humanos

Entiendo necesario plantear una definición de lo pedagógico, que nos permita identificar las relaciones entre derechos humanos y educación, y sus dimensiones pedagógicas. Para lo cual sugiero comenzar con una definición muy amplia sobre lo pedagógico, entendido como ‘ideología sobre lo educativo’, esta primera afirmación muy amplia, nos lleva a preguntarnos ¿quienes desarrollan reflexión pedagógica? todos los seres humanos que se plantean el desarrollo de un acto educativo, necesariamente lo hacen. Y hay quienes hacemos de esto un oficio, los educadores.

Los aportes de las prácticas docentes para una educación en derechos humanos. Una visión desde el oficio de estudiante de educación media.

El presente artículo contiene una síntesis de una investigación que abordó la incidencia de la educación formal, de nivel secundario, en la formación en Derechos Humanos. La formación de un estudiante en Derechos Humanos implica la construcción de un sujeto de derecho, esto es, una persona que tiene un conocimiento básico de los cuerpos normativos referidos a los derechos fundamentales de las personas y los aplica para promover y defender sus derechos y el de los demás, por lo que dicha investigación se ha orientado a describir, valorar e interpretar, el alcance que tiene, en dicha construcción, la educación en derechos humanos actual. Algunas de las conclusiones a las que se arribó hablan de una insuficiencia epistemológica en cuanto al currículo explícito y de una dilatada laxitud,en el implícito. Esto último, es una concepción que hace de los derechos un equivalente de los valores y que resulta ser un obstáculo epistemológico para la enseñanza de los mismos, en especial en sus dimensiones de promoción y defensa.

Una propuesta de un currículum en competencias genéricas e indicadores de logro para la formación de un sujeto de derechos: Desarrollo y complejidades

La educación en derechos humanos en América Latina goza ya de una historia que se remonta a la década de los ochenta del siglo pasado y que tiene sus antecedentes en la educación popular y en la teoría y la pedagogía crítica. En efecto, Paulo Freire inspiró conceptual y prácticamente el movimiento de la educación popular e influyo directamente en el movimiento de la educación en derechos humanos, haciéndonos notar que el sentido de la educación era entender y profundizar en el fenómeno de la opresión y cómo el poder se instalaba en nuestras vidas cotidianas.

El derecho humano a la educación en derechos humanos

América Latina ha sido pionera en la educación en derechos humanos. Las primeras reflexiones y prácticas en este sentido se remontan a la década del ’80, en el marco de un contexto socio-histórico y político de gobiernos autoritarios, resistencias y luchas populares por el retorno democrático. El Cono Sur -y nuestro país en particularfue durante esta época un crisol que aglutinó pensamiento popular y académico, pero cabe destacar que desde diversos espacios buscó sistematizar principalmente la praxis educativa en torno a procesos de empoderamiento. Si hay un rasgo distintivo en el campo de la educación en derechos humanos es que la práctica antecede al pensamiento, quizás justamente porque el contexto cotidiano para su surgimiento estuvo compelido por la necesidad de dar respuesta a una diversidad de situaciones de vulneración.