Logo SNEP

Antecedentes PNEDH

Antecedentes PNEDH

El Derecho a la Educación es un derecho humano fundamental consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional sobre los Derechos Económicos Sociales y Culturales, en el Protocolo de San Salvador y en la Convención sobre los Derechos del Niño, y está consagrado a texto expreso en la Constitución de la República.

La educación en derechos humanos constituye un componente medular del derecho a la educación ya que como lo establece el Protocolo de San Salvador: «la educación deberá orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad y deberá fortalecer el respeto por los derechos humanos, el pluralismo ideológico, las libertades fundamentales, la justicia y la paz.» No se trata por lo tanto de un contenido más que se suma a los otros contenidos de la educación; es su carácter esencial.

Ante la comprensión por parte de la comunidad internacional acerca de la necesidad de alentar la educación en derechos humanos, el 10 de diciembre de 2004 la Asamblea General de la ONU proclamó el «Programa Mundial para la Educación en DDHH» y en julio de 2005 su plan de acción para la primera etapa.

Este Plan de Acción tiene cinco objetivos:

a) La evaluación de las necesidades y la formulación de estrategias;

b) La creación y el fortalecimiento de programas para la educación en la esfera de los derechos humanos en los planos internacional, regional, nacional y local;

c) La preparación de material didáctico;

d) El fortalecimiento de los medios de difusión;

e) La difusión mundial de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

En él se alienta a los Estados Miembros a que emprendan como mínimo las siguientes actividades:

a) Realizar un análisis de la situación actual de la educación en derechos humanos en el sistema escolar;

b) Establecer las prioridades y elaborar la estrategia nacional de ejecución;

c) La ejecución inicial de las actividades previstas.

Hace 20 años, en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos realizada en la ciudad de Viena (llamada «Conferencia de Viena») los estados acordaron reforzar sus esfuerzos nacionales en educación en derechos humanos. Por ello, se desarrolló desde el 1º de enero de 1995 hasta el 31 de diciembre de 2004, el Decenio de las Naciones Unidas para la educación en la esfera de los derechos humanos.

En ese marco se desarrollaron los primeros planes nacionales de Educación en Derechos Humanos. Se adjuntan como documentos de consulta, algunos planes nacionales de países latinoamericanos (Brasil, Ecuador, Colombia, Paraguay y México). 

Información adicional sobre el Programa Mundial de Educación en Derechos Humanos en la Primera Etapa (2005-2009), Segunda Etapa (2010-2014), Tercera Etapa (2015-2019) y Cuarta Etapa (2020-2024) puede consultarse en: 

Programa Mundial para la Educación en Derechos Humanos

En lo que respecta a la creación y el fortalecimiento de programas para la educación en la esfera de los derechos humanos en los planos nacional y local, se insta a los Estados Miembros a que establezcan un comité nacional para la educación en la esfera de los derechos humanos y a que redacten un plan nacional de acción.

En el plano nacional, la Ley de Educación (Nº 18.437) reafirmó que la educación debe tener a los Derechos Humanos como elementos esenciales incorporados en todo momento y oportunidad a las propuestas y acciones educativas, constituyéndolos en un marco referencial fundamental para la educación en general y en particular para los educadores en cualquiera de las modalidades de su actuación profesional (Artículo 4), debiendo constituirse como principios rectores de la educación, entre otros, la no discriminación, la inclusión social, la promoción de la diversidad, el ejercicio de la participación y el acceso a la información. 

En consecuencia, toda política educativa nacional debe promover, entre otros valores, a la justicia, la solidaridad, la libertad, la democracia, la inclusión social, la convivencia pacífica y una cultura de paz y tolerancia (art. 13).

Entendido así, el Sistema Nacional de Educación debe contemplar como línea transversal a la educación en derechos humanos (artículo 40.A), definiendo al propósito de esta como aquel que busca que los educandos «… sirviéndose de conocimientos básicos de los cuerpos normativos, desarrollen las actitudes e incorporen los principios referidos a los derechos humanos fundamentales. Se considerará la educación en Derechos humanos como un Derecho en sí misma, un componente inseparable del derecho a la educación y una condición necesaria para el ejercicio de todos los derechos humanos».

Para avanzar en la búsqueda de este objetivo, la Ley de Educación previó que la Comisión Coordinadora del Sistema Nacional de Educación Pública (CCSNEP) sea asesorada por una Comisión Nacional para la Educación en Derechos Humanos (CNEDH), a la cual se le otorgó por cometido proponer líneas generales en la materia (art. 110).

Precisamente, bajo este mandato legal y con la premisa de constituir un ámbito de asesoramiento para la promoción de políticas públicas orientadas a la promoción, construcción y vigilancia del cumplimiento de los derechos humanos en la educación a nivel nacional, fue instituida la CNEDH el día 11 de junio de 2009, conformada por representantes de los tres organismos integrantes de la CCSNEP (Ministerio de Educación y Cultura, Administración Nacional de Educación Pública y Universidad de la República).

La decisión política de trabajar en estos temas desde la Educación y la definición por una línea de trabajo de articulación y coordinación interinstitucional, ya venía siendo adoptada en los años anteriores, dándose pasos importantes como ser: la creación tanto por parte del MEC (2005) como del CODICEN de la ANEP (2006) de sus Direcciones de Derechos Humanos, el aumento y consolidación de la presencia de los Derechos Humanos en los planes y programas de los distintos Consejos de ANEP y de muchos servicios de la UDELAR, y el desarrollo  en todo el sistema educativo nacional, a todo nivel y tanto en lo formal como en lo no formal de diversos programas orientados a promover los derechos humanos y la educación en derechos humanos.

En este sentido y solo a forma de ejemplos, el MEC desarrolló numerosas actividades de Educación en Derechos Humanos en el marco del Programa «1000 Promotores de Derechos Humanos» y del Movimiento de Jóvenes Promotores de Derechos Humanos, así como a través de los cursos de la Escuela Nacional de Administración Pública y del Curso Virtual de Derechos Humanos del MEC; así como la Dirección de DDHH de ANEP contribuyó a un proceso de instalación de la perspectiva de Derechos Humanos en la formulación de las políticas y proyectos educativos., la atención de vulnerabilidades desde los alcances del sistema, la incorporación progresiva del enfoque de derechos humanos en la formación y perfeccionamiento de docentes y técnicos del sistema en la temática y la generación de una red de referentes a nivel nacional.

Por su parte, la UDELAR siguió desarrollando su larga experiencia en la educación en Derechos Humanos a través de su inclusión en diversos planes de estudio de cursos de grado, postgrado y educación permanente, así como en numerosos proyectos de investigación llevados a cabo por docentes y estudiantes de distintas carreras, y en las diversas actividades de extensión.

En relación concreta a la elaboración de un Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos, se conformó también en el 2006 una Comisión Interinstitucional integrada por la ANEP, la UDELAR y el MEC, a través de la Dirección Nacional de Derechos Humanos, y organizaciones de la sociedad civil, en la que se debatió sobre la creación de un Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos.

Sin embargo, esta Comisión no tuvo continuidad en su funcionamiento y pese a elaborar un «Documento Preliminar de Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos» (2007) donde se definían principios generales, operativos, objetivos y líneas estratégicas y de acción, no se llegó a traducir el mismo en un plan de acción ni fue asumido institucionalmente por los diferentes órganos rectores de la educación. Es sí insumo valioso para la definición de un Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos, pero no un plan propiamente dicho.

Por tanto, a partir de la creación por la Ley General de Educación del SNEP, de la CCSNEP y de la CNDH se dio un salto cualitativo en este proceso, pues se permite y se obliga a establecer, ahora por mandato legal, un espacio de articulación interinstitucional donde se dialogue sobre educación en derechos humanos y se sienten las bases para la construcción del Plan Nacional en la materia.

En este rumbo, la CNEDH, presentó en 2011 la propuesta de un «Proceso hacia la construcción de un PNEDH» que es aprobado por la CCSNEP para su realización en 2012 con lo cual se reafirma el compromiso de los organismos integrantes en seguir avanzando en la elaboración de un Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos que a partir de los saberes y experiencias acumuladas, continúe en esta línea de acción e involucre en un proceso crecientemente participativo a los diferentes actores institucionales con el fin de lograr así la articulación de una estrategia nacional.

ANTECEDENTES NACIONALES

ANTECEDENTES INTERNACIONALES